CENTRO VETERINARIO PRADO DE BOADILLA
CENTRO VETERINARIO PRADO DE BOADILLA

PARÁSITOS EXTERNOS

 

Con la llegada de la primavera, el aumento de las temperaturas y de las horas de sol, comienzan a aparecer los parásitos externos. Pulgas, garrapatas, moscas, mosquitos, piojos, no sólo causan molestias a las mascotas, sino que son vectores de transmisión de enfermedades que pueden ser muy graves, tanto para los animales como para las personas que convivimos con ellos. Entre las enfermedades transmitidas por los parásitos podemos destacar las siguientes:

.- Leishmaniosis: transmitida por el mosquito Phlebotomus spp. a perros y, ocasionalmente, a las personas (es imposible contagiarse si no es por picadura del mosquito transmisor).

.- Ehrlichiosis, enfermedad de Lyme y babesiosis: transmitidas por garrapatas. Afectan tanto a los animales como a las personas.

.- Filariosis: transmitida por mosquitos a los perros.

.- Teniasis: transmitidas por pulgas.

Aparte de estas enfermedades, en casos de infestaciones masivas por pulgas o garrapatas, se pueden dar casos de anemia al alimentarse de sangre estos parásitos.

 

Para evitar estos molestos y peligrosos huéspedes es necesario utilizar productos antiparasitarios. Estos fármacos tienen la función, en primer lugar, de repeler a los parásitos, evitando así su acción. En segundo lugar actúan evitando la picadura y matando a los “valientes” que no son repelidos y llegan a contactar con la piel de la mascota. Un tercer mecanismo es matar a los que ya pudieran estar viviendo sobre el perro o gato. Cuando el animal está parasitado y buscamos, precisamente, esta tercera acción, debemos saber que el animal ya ha podido ser contagiado de alguna de las enfermedades transmitidas. De este modo vemos la importancia de realizar los tratamientos antiparasitarios a título preventivo. Algunos antiparasitarios, incluso, actúan al dispersarse por el medio ambiente con los pelos caidos y las descamaciones eliminadas por las mascotas, evitando la eclosión de los huevos y el desarrollo de las larvas de las diferentes especies agresoras.

 

Existen en el mercado multitud de productos antiparasitarios que se presentan en forma de collares, ampollas y aerosoles. Generalmente es necesario el empleo de varios agentes al mismo tiempo para lograr una protección adecuada. El veterinario diseñará un programa de desparasitación idóneo para las necesidades de su mascota.

PULGAS

 

La pulgas son insectos sin alas del orden de los sifonápteros, de pequeño tamaño, cuerpo comprimido y extraordinariamente ágiles (pueden saltar alturas de hasta 18cm y longitudes de alrededor de 30). Se conocen alrededor de 1900 especies distintas. Son parásitos externos que se alimentan de la sangre de los mamíferos y las aves y, al mismo tiempo, son vectores de transmisión de enfermedades entres las que se incluyen el tifus, algunas tenias e, incluso, la peste bubónica. Además, su saliva, es un potente alérgeno que en algunos animales (y personas) produce fuertes reacciones alérgicas. Vemos que es importante controlarlas no sólo por las molestias que producen sino por las enfermedades que pueden transmitirnos.

Las pulgas adultas, muchas veces, resultan difíciles de ver en nuestras mascotas ya que sólo permanecen en ellas para alimentarse. El resto del tiempo lo pasan en el entorno de sus “víctimas”, donde ponen sus huevos y se desarrollan sus formas larvarias. Por este motivo es tan importante que tratemos el entorno de un animal parasitado por pulgas como al propio animal afectado. Las pulgas y sus larvas encuentran cobijo en alfombras, tapicerías, grietas de maderas, juntas de baldosines… prácticamente en cualquier lado con unas mínimas condiciones de temperatura.

 

El tratamiento de estos parásitos abarca varios puntos:

.- Tratamiento del animal: existen diferentes insecticidas de aplicación oral o cutánea que nos sirven para eliminar a los individuos adultos que puedan portar y, además tienen o pueden tener función repelente para las pulgas del entorno.

.- Tratamiento del entorno: debemos lavar bien todo aquello que estuviera en contacto con el animal (cama, alfombras, tapicerías…). Todo aquello que no pueda ser lavado lo trataremos con pulverizadores, sprays o bombas de humo insecticidas. Además, algunos de los productos que aplicamos al animal se dispersan por su entorno vía los pelos que caen, descamaciones, etc. que son el alimento de las larvas de las pulgas. De este modo también logramos intoxicar y matar las formas larvarias.

Un error muy común a la hora de tratar un problema de pulgas es sacar al animal afectado a la calle para que no deje la casa llena de pulgas. Error importante ya que, cuando se diagnostica el problema, las pulgas ya están en el medio ambiente y las pulgas prefieren picar a las mascotas ya que su temperatura corporal es 1,5ºC superior a la de los humanos. Es preferible que piquen a las mascotas que a las personas.

 

Recordar además que, aunque suele haber más problemas de parásitos en épocas de calor, las pulgas pueden vivir dentro de las casas con lo que es importante proteger a nuestras mascotas y nuestro hogar durante todo el año.

PARÁSITOS EXTERNOS EN INVIERNO

 

Todos asociamos los problemas de parásitos externos (garraptas, pulgas, mosquitos, moscas…) a la temporada cálida comprendida entre marzo y octubre, y protegemos a nuestras mascotas.

Pero, ¿qué pasa durante el invierno? Pues está ocurriendo que, cada vez con más frecuencia, vemos ectoparásitos durante todo el año. ¿Por qué? En el caso de las pulgas, sus huevos y sus larvas, viven dentro de las casas durante todo el año y con condiciones de temperatura favorables para su desarrollo.  En el caso de las garrapatas porque algunas han variado su modo de vida. Las garrapatas de la especie Ripicephalus sanguineus (posiblemente la más común) ha “aprendido” a vivir en las casas ya que todas sus fases vitales las pueden pasar parasitando al perro. Otras especies (Ixodes spp., Dermacentor spp.) necesitan, durante sus etapas preadultas, parasitar a otros animales (conejos, ovejas,…) lo que obliga a que vivan en el exterior y no puedan pasar su vida en casa como en el caso de Ripicephalus. Así pues, nuestras mascotas, están en riesgo durante todo el año. Recordemos, además, que tanto pulgas como garrapatas, son parásitos que pueden afectarnos a nosotros.

Señalar también que son transmisores de enfermedades, muchas de ellas zoonósicas (afectan a humanos), muy graves. Entre estas enfermedades se encuentran la ehrlichiosis, babesiosis, Lyme, theileriosis, anaplasmosis, infestaciones por tenias… Baste señalar que durante el último año, en España, se han diagnosticado unos 40.000 casos de enfermedad de Lyme en personas.

Si detectamos alguna garrapata a nuestra mascota, recordad, NUNCA se debe quitar con la mano desnuda ya que puede ser peligroso. Debemos usar guantes, pinzas especiales…   

El veterinario debe revisar y actualizar el plan de desparasitación anual de nuestro animal, o plantearnos uno si aún no lo tenemos. La prevención es, sin lugar a dudas, nuestra mejor aliada y tenemos que acordarnos de tener a nuestro animal desparasitado durante TODO EL AÑO, por su salud y por la nuestra.

Contacto

 C.V. PRADO DE BOADILLA

 

Nuria Forés Jackson

Adolfo Benavente Manso

Rosa Mª Flores Alonso

María Trigo García

 

ALBERCA 5.

C.C.GIRALDO I

28660 BOADILLA DEL MONTE

 

Tlf : 91 632 23 51

Móvil: 685 924 257

Correo electrónico: cvpradodeboadilla@gmail.com

 

FACIL APARCAMIENTO

 

Horario  :

 

Lunes a Viernes:

 

10:30 -20:00 H

                                  

                       

Sábados: 10:30 - 13:30 H

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
CENTRO VETERINARIO PRADO DE BOADILLA. C/ ALBERCA,5. C.C.GIRALDOI. BOADILLA DEL MONTE 28660 MADRID © CENTRO VETERINARIO PRADO DE BOADILLA